Proyectos de Domingo

Month: octubre 2013

Reparación de parrilla

La parrilla estaba por venirse abajo, arriba del marco que se ve en la foto tenía una chapa galvanizada totalmente oxidada y a punto de caerse.

Parrilla

La limpieza me llevó un buen rato, tenía unos ladrillos arriba de la chapa cubiertos por unos cuantos asados de cenizas entre medio.

Para este trabajito era crucial no gastar un peso, ya que la parrilla estaba muy deteriorada, creo que sólo valía la pena arreglarla si iba a ser simple.

Como pude, soldé las peores partes. fue complicado porque estaba muy oxidada, entonces tuve que “rellenar” huecos importantes.

Detalle soldadura

Era claro que la base tenía que ser reemplazada, teniendo en cuenta mi objetivo de que sea “gratis”, recordé los gabinetes viejos de computadoras que había guardado para casos como este. Sí, hay un poco de “acumulador” en mi.

Chapas de gabinetes viejos

A los martillazos enderecé las chapas y las remaché. Otra opción era soldarlas, pero es muy complicado hacerlo sin agujerearlas, ya que son muy delgadas.

Coloqué las chapas en la parrilla sostenidas en la parte trasera y delantera por el borde que tiene el gabinete, de esta forma ya quedaba en su lugar sin necesidad de fijarla más. Sin embargo en la parte del frente la soldé igual, más que nada porque tenía ganas de soldar más, y la práctica me viene más que bien.

Casi lista

Para terminar con la base, con los pedazos de chapa que sobraron los curvé un poco y los remaché en la base y a las paredes laterales.

Aparentemente quedó bastante firme.

Luego le hice varios agujeros a la chapa para que drene el agua, ya que esto queda a la intemperie.

Casi lista, más chapa en los bordes

Acá un detalle desde el costado (auspiciado por Aspen):

Detalle perfil

Finalmente le coloqué los ladrillos que ya tenía anteriormente. Tiempo después le dí una mano de convertidor de óxido negro que sobró de otra cosa y quedó bastante mejor. Con que dure uno o dos años más, ya creo que habrá valido la pena.

Terminada

Baúl para juguetes

Este es un proyecto de reciclado también, encontré dos pallets en la calle. No estaban en las mejores condiciones, pero eran de esos pallets viejos de madera más dura y de mejor calidad. Una lijada fue suficiente para dejar la madera decente.

El único pallet que había desarmado antes era uno más nuevo, le dí con un martillo de goma para desclavarlo y luego con un martillo y una tenaza removí los clavos sin problemas. Pero en este pallet los clavos estaban muy oxidados y no cedían para nada, lo único que estaba logrando era romper la madera.

Entonces probé de otra manera que resultó mucho mejor, sólo los golpeé lo suficiente como para meter la sierra de mano y cortar los clavos, para luego quitarlos, justamente, con otro clavo.

El siguiente paso fue cortar todas las maderas a sus respectivas medidas y armar el piso del baúl. Con restos de madera de una cama (que será parte de otro post), armé los postes que irían en las esquinas, simplemente los atornillé desde abajo, previa agujereada, porque la madera de la cama era tan dura que hubiese partido los tornillos (y mis manos) tratando de ajustarlos.

Pared terminada

Una vez dos de los cuatro postes en su lugar, le atornillé algunas maderas parar darle cierta solidez y luego continué de la misma manera con los dos postes restantes y el resto de las maderas. Finalmente le agregué unas pequeñas escuadras de metal porque no le confiaba tanto a los postes fijados con sólo un tornillo desde abajo.

Baúl casi terminado

Baúl casi terminado

Con la tapa cerrada

Inicialmente no iba a tener tapa, así que más que un baúl iba a ser un cajón realmente, pero como sobraba un poco de madera se me ocurrió que podía usarlo también de banco. Entonces le hice una tapa, y con un poco de ayuda externa conseguimos un colchón pequeño, como para una cuna, el que luego fue forrado con tela.

En la foto siguiente se puede ver que le puse unos topes en los lados para que la tapa encaje en el cajón y no se mueva para los costados.

Con la tapa abierta

Resultado final

 

Pié de batería casero

Mi sobrino tenía una nueva adquisición, una batería de juguete. Sólo venía con un platillo y en casa ya había uno, pero con los bordes bastante rajados, y aparte era demasiado grande.

Primero empecé por hacer el pié, tenía una varilla roscada de 3/8″ de la cual corté tres pedazos para las patas, soldar la primera apoyada en el piso fue fácil. La segunda ya fue un poco más complicado, no teniendo donde fijarla la soldé “a ojo” y sosteniéndola con la mano.

Para la tercera lo que hice fue sostenerla atada con un hilo de una columna lo más derecha posible y con bastante dificultad soldarla.

Increíblemente quedó derecho, sólo tuve que desbastar un poco una pata, eso que mis habilidades con la soldadora son limitadas.

Detalle patas

Una vez listo el pié le puse un par de tuercas, un par de arandelas y un tope de goma de esos para que el picaporte no rompa la pared, y el plato mismo.

Detalle inferior

Luego con un marcador indeleble marqué por donde iba a cortar. Para esto dejé el brazo apoyado en el plato y contra la varilla roscada que sobresalía por arriba mientras giraba el plato con la otra mano. Quedó un círculo decente, y, armado con una amoladora angular, procedí a cortarle las partes rajadas. Para evitar que se siga rajando, y para que quede de un tamaño más acorde a una batería infantil.

Cortar un plato con la amoladora resultó un desafío, el disco de corte es un poco grande, y hacer un círculo perfecto es casi imposible. Probé también con una caladora, pero no tenía como asegurarlo y vibraba demasiado.

Opté por seguir con la amoladora pero cortando de a pequeñas partes para luego emparejarlo desbastándolo.

Restos del plato

Finalmente, una pulida, otro tope para puerta, arandela, tuerca mariposa y a rockearla.

Detalle superior

 

Plato Terminado

Un tiempo después, mi (falta de) habilidad con la soldadora, pasó factura. Tuve que soldarlo de nuevo. Para ese momento ya tenía un poco más de práctica y -creo- que quedó bien.

En retrospectiva, haber usado una varilla roscada tiene sus ventajas y desventajas, por un lado es muy fácil ajustarle la altura del plato, pero por otro lado es un poco más flexible de lo que debería y se mueve un poco, sin embargo se sostiene muy bien, eso que probé darle unos buenos golpes.

Bienvenidos

Aquí voy a ir publicando distintas cosas que voy haciendo cuando no tengo lo que hacer. Algunas cosas serán inspiradas por la necesidad y otras por puro aburrimiento, pero la mayoría por curiosidad y ganas de aprender algo nuevo.

En principio, esto es más una excusa de mi parte para escribir algo -motivado por esas ganas de hacer algo nuevo- que algo que les pueda servir. Pero nunca se sabe, quizás pueda alguien extraer algo de lo que aquí publico, aunque sea, el como NO hacerlo.

Gracias!

Copyright © 2019 Proyectos de Domingo

Theme by Anders NorenUp ↑